El coronavirus pone al desnudo a los falsos profetas

Desde antes de la pandemia del Covid-19 venimos advirtiendo acerca de la falsedad del movimiento apostólico y profético dado en la iglesia evangélica. Esta pandemia puso al desnudo que no hay conocimiento del futuro de estos falsos profetas. Los verdaderos profetas del Antiguo Testamento siempre advirtieron de catástrofes locales y mundiales. Aún algunas profecías en la iglesia primitiva (mientras estaban los apóstoles) advirtieron sobre una hambruna en la región (por ejemplo la profecía de Agabo en Hechos 11:28). Y, por supuesto, el Apocalipsis de Juan es el broche final a toda profecía.

Pero estos falsos profetas «no vieron venir» lo del coronavirus simplemente porque NUNCA tuvieron ninguna revelación de nada. Simplemente sus falsas profecías ambiguas fueron como el pronóstico del clima: 50% de probabilidad de precipitaciones (si llueve se cumple y sino no llueve también). Además de siempre anunciar paz y prosperidad que son una característica evidente de los falsos profetas descriptos en el Antiguo Testamento (Jeremías 6:14).

En tiempos de aislamiento, como pastorm tengo que hacer prédicas por Internet. En esta oportunidad la serie expositiva que venimos predicando desde el año pasado (2019) nos tocó el libro de Miqueas. El capítulo 3 de Miqueas viene a propósito de este tema de los falsos profetas. ¡Es una descripción perfecta de los mismos!
El siguiente video es una denuncia de la falsa religión y un llamado al arrepentimiento a personas para que busquen al Señor en medio de este tiempo de angustia.

 

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: